martes, 11 de abril de 2017

POEMA ACADIO DE AMOR

Resultado de imagen para Los acadios



POEMA ACADIO DE AMOR


 El latido de tu corazón es mi señal:
¡Arriba! Quiero hacer el amor contigo,en tu suave regazo, cuando te despiertas.Qué dulces tus caricias,qué sensual tu encanto;tú, el del lecho que huele a hierbas aromáticas e hinojo.¡Oh mis sueltos mechones, los lóbulos de mis orejas,el contorno de mis hombros y la exuberancia de mi pecho;los dedos extendidos de mis manos,los abalorios de mi cintura!Acerca tu mano izquierda, toca mi parte dulce,acaricia mis pechos.¡Entra, he abierto mis muslos!

Poema de amor acadio
Ishtar, diosa del amor y la fertilidad

Este poema acadio de amor fue compuesto en Mesopotamia hace más de 3500 años. 
A comienzos del III milenio a. C., los acadios llegaron a la antigua Mesopotamia, donde terminaron por vencer a los sumerios y se hicieron con la supremacía política y cultural. Algunos consideran que el acadio es el primer imperio de la historia.
Es similar al poema de amor más antiguo del mundo: en ambos habla una mujer, en ambos se dirige a su amado invitándole a la unión erótica y en ambos le pide que toque su “parte dulce”, es decir, su sexo. Pero el poema de amor acadio se cierra de forma más directa, con ese “¡Entra, he abierto mis muslos!”. Algunos de los poemas de amor compuestos por los acadios son, de hecho, extremadamente crudos. El próximo que tengo que intención de publicar es un buen ejemplo en este sentido. Si quieres que te avise cuando lo haga (gratis, naturalmente), deja tu correo electrónico aquí, donde dice “Forma parte de esto”.
Para traducir este poema acadio de amor, he seguido la versión de Benjamin R. Foster que aparece en el libro citado más abajo, aunque hay diferencias sustanciales entre su traducción y las de otros autores. Gwendolyn Leick, por ejemplo, traduce “el latido de tu corazón es música alegre” en vez de “el latido de tu corazón es mi señal”, “la corona de mi cabeza” en vez de “mis sueltos mechones”, “el brazalete de mis muñecas” en vez de “los dedos extendidos de mis manos”, etc. Digo esto para que os deis cuenta de lo difícil que es, incluso para los especialistas, comprender y traducir estos poemas, mal conservados y llenos de términos desconocidos en la mayoría de los casos. Pero eso los hace misteriosos… ¿Alguien se anima a estudiar la lengua acadia y ofrecernos, algún día, una traducción mejor?

No hay comentarios:

Publicar un comentario