sábado, 3 de octubre de 2015

Las personas ancianas, un riesgo para la economía global



Tal parece amigos, que los relatos de ficción,  aparentemente inverosímiles,  con respecto al incierto destino de las personas ancianas, están aproximándose rápidamente a una dura realidad.





Christine Lagarde, la presidenta del FMI, cobró significancia esta semana cuando sin empacho alguno, sostuvo que: “Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global”, sentencia que remató con un conminatorio “Hay que hacer algo ya”.    

En el documento presentado por el Fondo Monetario Internacional, y que forma parte del Informe Sobre la Estabilidad Financiera Mundial, el organismo presidido por Christine Lagarde asegura que a medida que las poblaciones envejezcan en las próximas décadas, consumirán un porcentaje creciente de recursos, ejerciendo presión sobre los balances públicos y privados. Este panfleto afirma también que esto constituye un riesgo financiero para los gobiernos y las entidades que ofrecen prestaciones jubilatorias definidas, que tendrán que pagar más de lo esperado en pensiones y prestaciones de la seguridad social. Seguidamente el FMI señala que para neutralizar esos posibles efectos, los gobiernos deben aumentar la edad de la jubilación, ligar ésta a la esperanza de vida, recortar las pensiones, incrementar los montos de las cotizaciones y contratar, con aseguradoras privadas, coberturas “por si la gente vive más de lo esperado”.

Si bien a estas alturas nadie desconoce la verdadera función que cumple el Fondo Monetario Internacional, puede que alguno ignore aún las consecuencias que sus enrevesadas maniobras generan, no sólo ya en los llamados países emergentes, sino también en las naciones que hasta hace no tanto tiempo se consideraban económicamente poderosas. Para algunos, la sempiterna presencia de este organismo no es más que un mal necesario. Para otros, un mal, a secas.

Sea como fuere, el FMI existe, interviene, crea, modifica. Y en sus largas noches de insomnio sus ilustres e iluminados miembros se descerebran en busca de una idea que le dé sentido a su omnipresencia. Tal como en la madrugada del martes debe de haberle sucedido a su personaje más destacado que este miércoles  consideró a bocajarro que “el aumento de la longevidad es un riesgo financiero para la economía mundial”, razón por la cual recomienda disminuir las pensiones y aumentar la edad de jubilación; una maravillosa iniciativa que a las claras habla de la clase de mal paridos de los que nuestras economías dependen.

El Fondo Monetario Internacional recomendó a los países que disminuyan las pensiones para ahorrar recursos, e igualmente pidió elevar la edad de jubilación ante el incremento de la esperanza de vida en los ciudadanos de cada país. “A medida que las poblaciones envejezcan en las próximas décadas, consumirán un porcentaje creciente de recursos, ejerciendo presión sobre los balances públicos y privados”, expresó el FMI en su informe anual sobre la Estabilidad Financiera Mundial emitido este miércoles.

“Es importante que las entidades que ofrecen pensiones puedan actuar con flexibilidad: si no es posible incrementar las contribuciones o subir la edad de jubilación, posiblemente haya que recortar las prestaciones”, expresó Lagarde antes de señalar que “una longevidad inesperada representa un riesgo financiero para los gobiernos y las entidades que ofrecen prestaciones definidas”.

El Fondo indicó también que los gobiernos y las entidades privadas que ofrecen pensiones han estado ideando alternativas para las consecuencias generadas por el envejecimiento de la población, sin embargo, se apoyaron en “proyecciones demográficas de base, que en el pasado han subestimado constantemente cuántos años vive la gente”. Seguidamente el turno para completar la sarta de imbecilidades fue de la directora asistente del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, Laura Kodres, quien sostuvo que el riesgo de longevidad en la economía “no debe ser relegado a la última página” de los diarios del mundo. “Mientras más tiempo se ignore más difícil será resolverlo”

Juan Carlos Monedero Fernández  profesor en varias universidades, ensayista, polítologo y político españolexsecretario del Proceso Constituyente y director del  Programa de TV  Podemos,  ha vuelto a recabar la atención de los medios de comunicación con sus incendiarias y polémicas declaraciones: “Yo no sé ustedes, pero a mí me entran muchas ganas de vomitar sobre Lagarde y su infame documento. Porque considerar como “un riesgo para la economía” a quienes durante años han contribuido con su trabajo a la productividad y a la generación de riqueza en sus respectivos entornos, es una auténtica falacia; mejor aún: es La Falacia. Si bien este panfleto llamado “documento” señala que el riesgo de las reformas sugeridas debe estar distribuido entre los organizadores de los planes de pensiones y cada gobierno, es evidente que los costos que esto conlleve caerán sobre las personas. Usted, que de esto último no tiene ninguna duda, ¿no quiere vomitar conmigo?”.

Durante su intervención en un mitin celebrado en Linares (Jaén) este lunes, Monedero Fernández se dirigió a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, con estas palabras: “ “¡Danos ejemplo y muérete!”







No hay comentarios:

Publicar un comentario